conocimiento de si mismo

Conocimiento de Sí Mismo

Cargando...

Conferencia 40 El Sacrificio por la Humanidad

21 de Septiembre 2021

Conferencia 40 El Sacrificio por la Humanidad

Ya que esta conferencia habla de uno de los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia es importante que profundicemos.

El Sacrificio por la Humanidad es entregar el Conocimiento desinteresadamente a toda la Humanidad. El término Sacrificio quiere decir Sacro Oficio, u Oficio Sagrado. El Oficio Sagrado es el de la Sabiduría, está relacionado con la Fuerza del Padre. El Oficio del Padre es el de la Enseñanza, el de dar la Sabiduría. Cuando enseñamos a los demás hermanos de la Humanidad la forma de Auto-Realizarse íntimamente encarnamos la Fuerza del Padre.

Es evidente que toda la humanidad ignora para qué vive. Las gentes no tienen la menor idea de para qué nacieron. Nadie se los ha dicho. Viven en estado de hipnotismo, totalmente fascinadas, y tienen la Conciencia completamente dormida.

Nosotros, cuando ya lo sabemos, tenemos la responsabilidad de enseñar cuál es la Razón de existir, para qué nacimos, cuáles son las posibilidades de Ser, cómo podemos integrarnos con el Ser, para que cada uno haga lo que mejor le parezca, respetando siempre el Libre Albedrío.

Normalmente en el término sacrificio vemos sufrimiento, porque estamos completamente egoistizados. Esa fuerza del egoísmo hace que nos cueste mucho trabajo hacerlo, desarrollarlo. El Ego (de él proviene el egoísmo) siempre se va a oponer a que lo hagamos.

La mayoría de las personas cuando llegan a los Tres Factores piensan que son muy fáciles de llevar a la práctica; pero cuando los van a aplicar no entienden por qué se les vuelve tan difícil.

Normalmente el Sacrificio sería muy simple. Realmente se vuelve complicado debido a que dentro de nosotros cargamos no con un egoísta, sino con millones de egoístas que apuntan en diferentes direcciones. Además, tenemos en nuestro interior el yo del temor, que no es un temor, sino millones de temores que no nos dejan servir desinteresadamente.

El Amor siempre se ve en las Obras; el desamor, a raíz del temor, en la omisión.

Cuando empezamos a sacrificarnos por la humanidad automáticamente empezamos a des-egoistizarnos. Estudiemos esto: la palabra des-egoistizarnos quiere decir dejar de ser egoístas, o compartir lo que tenemos con los demás. Si en verdad queremos lograr algo debemos eliminar el Ego y el egoísmo en nosotros, y la clave está en el Sacrificio por la Humanidad.

¿Qué es lo único que verdaderamente tenemos, cuál es nuestro Patrimonio?

Es nuestro Conocimiento, la Sabiduría que nos permite Revolucionarnos, Liberarnos y Auto-Realizarnos en una existencia. Si reflexionamos en esto, si valoramos lo que poseemos, nos daremos cuenta de que este Conocimiento no podría comprarse ni con todo el oro del mundo.

Cuando lo compartimos con otras personas estamos dejando de ser egoístas, le estamos dando a los demás la posibilidad de que ellos también puedan auto-realizarse.

Pero comprendamos desde ahora que no debemos convencer a nadie, debemos decirles pero no rogarles; quien no esté preparado no podrá iniciar el Camino. Y cada uno debe convencerse a sí mismo.

Condiciones para el Sacrificio por la Humanidad:

Debemos entregarlo puro, sin agregarle otras cosas que no son del Conocimiento. Son Tres Factores y nada más.

Debemos entregar el conocimiento gratuitamente, si se cobra no es sacrificio sino negocio. Todas las religiones cometieron ese error.

Debemos entregarlo a todo el mundo sin distinción de sexo, color, clase social, riqueza, raza, etc.

No debemos modificarlo, estamos dormidos y no podemos alterar lo que Seres despiertos organizaron. Cada una de las pistas para el despertar de la Conciencia fueron ordenadas para ese objetivo.

No debemos quitarle o esconder nada, pues esto sería adulterarlo. Esto pasó con los cristianos, que escondieron los Misterios del Sexo, le castraron el Factor Nacer.

No debemos mezclarlo con otros conocimientos, pues esto lo adulteraría y ya no sería este Conocimiento.

 

¿Por qué es un deber entregar este Conocimiento?

Veamos algunas razones para sacrificarnos por la humanidad y reflexionemos un poco en cada una de ellas:

  • El Ser es el Ser, y la razón de ser del Ser es el mismo Ser.
  • Para podernos desegoistizar, darle un duro golpe al Ego.
  • Una obra de Amor se alimenta con Amor. El Amor está en las obras, si no hacemos obras concientes por los demás no despertamos el Amor.
  • Las chispas liberadas con la muerte deben despertar el Amor y aprender a servir.
  • Para poder lograr los méritos del corazón.
  • Al León de la Ley se le combate con la caridad. Haciendo obras concientes por la humanidad tendremos la Ley a favor.
  • El que da, de lo que da recibe. El que quiere Sabiduría tiene que dar Sabiduría.
  • Si uno ayuda a despertar a otros, a uno le ayudan.
  • El que tiene y no da de lo que tiene hasta lo poco que tiene le será quitado. Cuando se tiene conocimiento se tiene una responsabilidad terrible. Si uno no lo da se le viene la Ley encima. Por el hecho de tener le cobran, porque es un derecho costoso, terriblemente costoso. ¿Y cómo le cobran?: El Karma de tener la Sabiduría y no darla se paga con la ceguera. Normalmente es el karma de los que tuvieron el conocimiento y lo escondieron; entonces, les esconden también la luz, porque la Luz representa la Sabiduría.
  •  Equilibrar el factor Nacer. Una persona que se sacrifica por la humanidad puede nacer diez veces más rápido que el egoísta.
  • Equilibrar el factor Morir. Cada uno de nuestros yoes tiene su propia deuda, si queremos eliminarlos tendremos que pagar lo que deben.
  • Debemos el Karma de siete existencias, si nos vamos a Auto-realizar en una debemos pagarlo de contado.
  • El Sacrificio por la Humanidad produce el Dharma, o dinero cósmico, con el que podemos pagar el Karma.
  • Cuando enseñamos estamos en contacto con la fuerza del Padre, Él nos enseña cuando nosotros lo hacemos.
  • Recibir Fuerza para los diferentes trabajos: Desdoblarnos, Retrospecciones, Meditar, etc.
  • Para comprender mejor el Conocimiento.
  • Para que no se nos olvide el Conocimiento.
  • Para volvernos más profundos en el Conocimiento, mientras va despertando la Conciencia.
  • Porque una mayor Conciencia implica un mayor compromiso con el Ser.
  • Para no caer en la Entropía o Noche Cósmica.
  • El que trabaja para el Cristo lo encarna.
  • Nos liberamos para volvernos útiles al Ser, no más malos.
  • El placer que produce trabajar desinteresadamente.
  • Para conseguir el Discípulo, lo que nos permitirá entrar en el Absoluto.

Indudablemente, si continuamos observando, todo el mundo cree que con haber escuchado las conferencias una vez es suficiente. Pero en la medida en que repasamos los temas, el Ser nos va enseñando nuevos detallitos, mientras les vamos enseñando a los demás. Entonces los instructores se vuelven más profundos, y esa profundidad es de repasar el mismo tema.

Tomamos el temario, nos centramos en él y vamos viendo desde la conferencia uno hasta la conferencia cincuenta. Pero cada vuelta la vamos viendo con más profundidad, vamos descubriendo nuevas cosas, no se vuelve rutinario, sino que comprendemos cada vez más y más.

Cuando uno dice: “el pan nuestro de cada día”, se está refiriendo a la Sabiduría que llega del Padre diariamente a nuestro corazón. Entonces, cuando uno le hace la súplica de: “dadnos el pan nuestro de cada día” está pidiendo Sabiduría para poderse alimentar. Porque no solamente de comida física se vive, sino también de esas manifestaciones que vienen de los mundos superiores. Las dos glándulas pineal y pituitaria, a través de un camino secreto, por una puerta muy especial, pueden mandar hasta el corazón la Sabiduría del Padre, pero hay que sentirla, hay que vivirla.

Diversas formas de Sacrificarnos por la Humanidad.

El Sacrificio por la Humanidad consta de dos grandes aspectos: Pescar y Enseñar.

Pescar es buscar personas interesadas en hacer la Obra. Aquí resaltan las diversas formas de divulgación y publicidad.

Para enseñar primero hay que aprender las conferencias y luego prepararse.

Veamos distintas formas de hacer Sacrificio por la Humanidad:

  • La primera forma es cuando uno empieza a asistir a las conferencias.
  • Luego invita a los conocidos, familiares, amigos, vecinos, etc., a que asistan a las conferencias.
  • Cuando uno ha invitado a todos los conocidos, familiares y amigos, hay que seguir con el resto de la humanidad. Entonces se podrá repartir volantes e invitar a la gente a asistir.
  • Se pueden pegar afiches o hacer otros tipos de campañas publicitarias.
  • Para poder sacrificarnos por la humanidad debemos prepararnos reflexionando y comprendiendo lo que hemos aprendido.
  • Más adelante la persona se fogueará para poder dictar los temarios en una sala.
  • Una vez que hemos aprendido vamos dando introducciones a las personas nuevas.
  • Luego se podrá colaborar dictando conferencias en las mismas salas donde se está asistiendo.
  • Posteriormente abrirá su primera sala y se hará cargo de ella.
  • Después se abrirán salas en otros lugares para difundir el Conocimiento por otras partes.
  • Más tarde se convertirá en un instructor internacional e irá a abrir grupos a otros países.
  • Luego dirigirá los grupos y los orientará.
  • Escribiendo libros del Conocimiento.
  • Haciendo campañas publicitarias: locales, nacionales o mundiales.
  • Despertando para poder hacer un Sacrificio más consciente.

Reflexionemos en esto. Lo importante es que cuando uno se decide a enseñar, -no importa dónde, puede ser en la calle, en un parque, en una cafetería, etc.- todo lo que enseña se vuelve fuerza, y esa fuerza la necesitamos para poder avanzar.

Entonces, es urgente reflexionar sobre esta conferencia para cambiar la actitud. Debemos servir a la humanidad, decidirnos a empezar, porque muchas personas quieren servir pero la timidez no deja. Empecemos.

¿Por qué tanta gente llega y por qué tan poquitos se quedan? Pues porque no tienen con qué sostenerse dentro del bus (que simboliza la sala de conferencias). Por eso están saliéndose permanentemente. La fórmula es: EMPEZAR A HACER.

 

Fin Conferencia 40

Comentarios

Deja tu comentario



Siguientes Conferencias

cover-20

21 de Septiembre 2021

Conferencia 39 La No-Identificación con las Cosas del Diario Vivir y Porque Juzgamos a los Demas

Cuando uno se identifica la Conciencia se duerme. La vigilia se pierde, comprendamos esto. La vida es como una película compuesta por muchos cuadros y escenas. No conviene en modo alguno identificarnos con ninguna escena, con ningún cuadro, con ninguna apariencia, porque todo pasa: pasan las personas, pasan las ideas, pasan las cosas, todo el mundo es ilusorio. Cualquier escena de la vida, por fuerte que ella sea, pasa y queda atrás en el tiempo. Lo que nos debe interesar a nosotros es aquello que se llama SER, la Conciencia. He allí lo fundamental, porque el Ser no pasa: el Ser es el Ser… Cuando nosotros nos identificamos con las distintas comedias, dramas y tragedias de la vida es obvio que caemos en la fascinación y en la inconsciencia del sueño psicológico. He allí el motivo por el cual no debemos identificarnos con ninguna comedia, drama o tragedia de la vida, porque por muy grave que sea pasa. Hay un dicho común que dice: “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”. Así que todo es ilusorio y pasajero. Uno en la vida se encuentra a veces con algunos problemas difíciles. Sucede que a veces no halla uno la salida o la solución al problema, y éste se vuelve enorme, monstruoso, gigantesco ante nuestra mente. Entonces sucumbe uno ante las preocupaciones, y dice “¿cómo haré, qué haré?”. No le encuentra uno escapatoria, y el problema se torna más monstruoso, enorme y gigantesco en la medida en que se sigue pensando en él. Pero llega el día en que si nosotros afrontamos el problema tal cual es, es decir, si agarramos el toro por los cachos, vemos que el problema queda en nada, se destruye por sí mismo, es de naturaleza ilusoria. Pero es indispensable no identificarnos con ninguna circunstancia de la vida. Cuando no nos identificamos con tal o cual problema, cuando permanecemos alerta, descubrimos en el problema nuestros propios defectos psicológicos. Normalmente se ve que los problemas obedecen al miedo; el yo del temor mantiene los problemas vivos. Se le teme a la vida, se le teme a la muerte, al qué dirán, al qué pensarán, al chisme, a la calumnia, a la miseria, al hambre, a la desnudez, a la cárcel. A todo se le teme, y debido a esto los problemas se hacen cada vez más insolubles, más fuertes. En un problema económico, ¿qué tememos? La ruina, o que tengamos que pagar determinada deuda, porque si no pagamos nos meten a la cárcel, etc. En un problema de familia, ¿qué tememos? El dice que se dice, la lengua viperina, el escándalo, los intereses creados, etc. Pero si se elimina el yo del temor, todo se esfuma, se vuelve nada. Si uno no se identifica jamás con ningún evento, problema o situación, logra estar siempre alerta y vigilante. Y es en ese estado de alerta donde uno descubre sus defectos psicológicos. Defecto descubierto debe ser comprendido y después eliminado. Las peores circunstancias de la vida resultan ser las que más aportan para nuestro crecimiento interior. En los momentos más agradables de la vida suele rendir menos nuestro trabajo interior. Cuando uno se identifica no identifica el defecto que se está manifestando. Normalmente esos defectos se proyectan en las demás personas, buscan dentro de nosotros que se de la identificación para que no los identifiquemos a ellos, y así no podamos descubrirlos ni eliminarlos. Para el trabajo esotérico es fundamental iniciar una etapa de lucha incesante por no identificarse con elemento alguno, sea lo que sea. Si una persona se identifica, por ejemplo, con el alcohol, termina tomando; si se identifica con la glotonería acaba comiendo, y así sucesivamente con cada cosa que se va dando. Una identificación con una ira nos duerme tanto la Conciencia que podríamos durar varios días identificados sin retomar al trabajo psicológico. Es necesario que luchemos a cada momento para no dejarnos identificar. ¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS DEMÁS? Ahora estudiemos este otro aspecto que impide el despertar de la Conciencia. Es necesario saber que realmente no nos conocemos a nosotros mismos y que todas las personas en el exterior nos sirven de espejo para vernos reflejados. Si cada vez que aparece alguien con un defecto nos observamos a nosotros mismos, vemos que algo se nos está moviendo y que no quiere que lo observemos. Por eso reacciona y trata de que critiquemos lo que tal o cual persona está haciendo, para dormirnos la Conciencia y que no logremos descubrirlo. En un momento dado lo que nos molesta de alguien es algo que cargamos oculto dentro de nuestra psicología y no nos gusta verlo por fuera, por eso lo criticamos. En otras reacciones podemos descubrir que interiormente tenemos el defecto contrario al que vemos externamente. Por ejemplo: si veo a alguien que está derrochando su dinero y en mi interior tengo el yo avaro, este defecto reacciona cuando ve a su opuesto en el exterior. Luego, siento desagrado. La clave de todo es dirigir siempre la observación al mundo interior, ver lo que sentimos, lo que pensamos, lo que deseamos, la forma como estamos reaccionando, la charla interior que se da, etc., etc. Mientras uno va observando el interior hace descubrimientos y puede ir eliminando lo que va comprendiendo. Pero si se da la Identificación el siguiente paso será la Crítica. Tan pronto nos identificamos empezamos a juzgar a la otra persona, criticamos el defecto que hemos proyectado en ella. Como resultado de lo anterior la Conciencia se duerme y se pierde el propio Juicio Crítico. El Juicio Crítico es la capacidad que tiene la Conciencia de comprender los propios defectos, pero esa capacidad desaparece tan pronto se critica a la otra persona. Reflexionemos en esto: si no nos conocemos a nosotros mismos, ¿cómo podemos creer que conocemos a los demás? Por eso juzgamos cualquier apariencia o cualquier acción que vemos en otros. Pero nunca debemos identificarnos con las apariencias porque las apariencias engañan. Miramos a una mujer haciendo determinada cosa y decimos: “¡Ah!, esa es una prostituta”. “Ese es un no sé qué”, “ese otro es un afeminado”, “aquel de allá es tal cosa”, “el otro que viene allá es un ladrón”, etc. Pero, ¿quién está juzgando? Si observáramos el dedo que señala y los otros tres dedos que miran hacia el interior… Son nuestros propios yoes que están hablando por fuera lo que tenemos por dentro. Tenemos que darnos cuenta de que lo que estamos juzgando de los demás es una simple apariencia. No conocemos las razones psicológicas que obligaron a una persona a obrar en determinada forma, simplemente vemos un hecho externo y juzgamos la apariencia exterior. Por lo tanto, el juicio que hacemos es un juicio equivocado, y ¿qué sucede con ese juicio equivocado? Ese juicio es una calumnia, la cual termina originando una mala relación entre la persona juzgada y uno. En esoterismo lo que verdaderamente importa es la forma como internamente estamos relacionados los unos con los otros, si yo juzgo a alguien me vuelvo su enemigo. Pero sigamos analizando: cuando uno criticó a una persona y la calumnió sucede que se identificó. Perdió la posibilidad de auto-observar y auto-enjuiciar su defecto. La autocrítica es fundamental. Permite ver nuestro propio defecto reflejado allá, al frente, en la otra persona. Si nos hacemos conscientes de que tenemos ese defecto podemos pedir muerte y habrá eliminación del mismo. Es importante iniciar una lucha para dejar de juzgar a los demás; esa pelea nos va a llevar a eso que se llama el Despertar de la Conciencia, y va a darse en dos frentes: NO-IDENTIFICARSE. NO JUZGAR a los demás. Si empezamos a combatir estos dos errores no se nos va a dormir la Conciencia. Y recuperaremos el Juicio Crítico. Cuando uno recupera verdaderamente el juicio crítico todo el mundo le va a servir de espejo para poder trabajar los propios defectos. La muerte en marcha va a rendir de forma impresionante. Una persona pierde demasiado tiempo juzgando a los demás. En el trabajo esotérico, cuando se juzga a un Maestro, por ejemplo, la persona queda estancada. Si no tenemos la capacidad de comprender los actos de las personas que supuestamente están en nuestro mismo nivel de conciencia o en uno inferior, mucho menos podremos juzgar los de Seres que tienen un nivel de conciencia superior. REFLEXIONEMOS EN ESTO: No nos conocemos a sí mismos. Proyectamos nuestros defectos en las demás personas. Juzgamos las apariencias externas. Tales acciones no coinciden realmente con el juicio que nosotros emitimos. Por tanto juzgamos equivocadamente las acciones de los demás, calumniamos. El juicio que nosotros emitimos es, en verdad, el propio defecto psicológico que sobre el prójimo hemos proyectado. Fin Conferencia 39

Leer mas...
cover-20

21 de Septiembre 2021

Conferencia 41 La Danza de los Derviches y la Transmutación de las Fuerzas Cósmicas

El objeto de esta conferencia es darnos herramientas para que podamos desenvolvernos mejor en el Trabajo Esotérico. LA DANZA DE LOS DERVICHES: Los Derviches son Maestros de Turquía que viven en el desierto. Hay Derviches Cantantes y hay Derviches Danzantes. Los Derviches Cantantes enseñan a través de los cantos y de la música los procesos de la Conciencia. Los Derviches Danzantes enseñan a través de las danzas cómo el cuerpo puede estar en armonía con el Universo con determinados movimientos o Runas, que dentro de nosotros movilizan unas fuerzas que son de mucha utilidad para poder lograr la Concentración. Entonces, estas danzas tienen por objeto que podamos lograr la Concentración. Debemos hacerla antes de cualquier práctica para tener éxito. De este modo, para sacar cualquier práctica: desdoblamiento, meditación, etc., si se quiere obtener buenos resultados, se debe armonizar el Cuerpo Físico con la parte interior. Y se logra con estos ejercicios. Esas tres danzas son las siguientes: Primera Danza: Abrir los brazos, que queden rectos y perpendiculares al tronco. Poner las palmas de las manos hacia arriba y comenzar a girar en sentido de las manecillas del reloj. Esta práctica es muy útil porque descarga el hígado, el plexo solar y la zona emocional. Además, organiza y pone los Siete Chakras a girar correctamente, en el sentido de las manecillas del reloj. Lamentablemente, el mal manejo de las energías y el desgaste energético en que viven todos los seres humanos hacen que estos Chakras estén girando en sentido contrario. Este ejercicio alinea y coordina los tres cerebros, y produce un fenómeno vibratorio.       Hay que practicarlo todos los días. Se deben dar un mínimo de veintiún (21) vueltas. Cuando uno termina de girar manda el pie derecho adelante flexionándolo un poco, y pone el brazo izquierdo sobre la rodilla derecha, y con la mano derecha aprieta el entrecejo, para que no haya mareo. Si se hace durante ocho días seguidos uno se da cuenta de que ya no se siente mareo, o si se siente es muy poco. Entonces se está descargando el hígado, lo que permite un mejor desdoblamiento.     La Segunda Danza es para aquietar la mente: la mayoría de las personas trabajan durante todo el día y cargan muchas preocupaciones. Esas preocupaciones son las que no dejan centrarse cuando se va a meditar, o desdoblarse, o a hacer cualquier otra práctica. Si nosotros somos intelectuales y estamos en una oficina todo el día sentados es necesario que nos equilibremos un poco, para adelantar trabajo. Entonces, es recomendable durante un espacio de cinco o diez minutos hacer la danza que vamos a enseñar. Es una danza que coordina los tres cerebros: primero aquieta al Intelectual, la mejor manera de aquietar el Intelectual es no pensando; pone con el ánimo que se requiere para poder empezar cualquier práctica al Emocional; y equilibra al Motor. Este ejercicio es muy sencillo y se lleva a cabo así: comenzamos a trotar en el puesto y a la vez empezamos a aplaudir rítmicamente adelante y atrás del cuerpo, y girar al mismo tiempo la cabeza de un lado al otro. Ese es todo el ejercicio. Indudablemente, mientras se hace el ejercicio no se puede pensar, porque ningún pensamiento se sostiene ahí, entonces comienza a darse el proceso de equilibro. Si hacemos este ejercicio durante cinco o diez minutos antes de cualquier práctica obtendremos una capacidad de concentración muy superior. Tercer Danza: Comenzamos a trotar en el puesto. Esta vez empezamos a aplaudir rítmicamente al lado izquierdo y giramos la cabeza al lado derecho. Luego aplaudimos al lado derecho y giramos la cabeza al lado izquierdo. Es muy sencillo, y hay que practicarlo hasta coordinarlo muy bien. Ahí están estos ejercicios. Lo importante es coordinar las tres cosas: los movimientos de cabeza, los movimientos de los brazos adelante y atrás o a los lados, y los movimientos de las piernas. Finalmente, se coordina también la respiración. Cuando ya se tiene suficiente práctica se hacen con mucha facilidad. La práctica hace al maestro.         LA TRANSMUTACIÓN DE LAS FUERZAS CÓSMICAS: La Transmutación de la Fuerza Cósmica es un trabajo que debemos hacer conscientemente. Este trabajo se hace entre el Planeta Tierra, el Microcosmos Hombre y el Sol Sirio. Antes de iniciarlo debemos hacer la danza de los derviches para poder tener suficiente concentración. Cuando hacemos este trabajo ganamos Dharma por la ayuda consciente al planeta. Ese Dharma se ve reflejado en la fuerza que nos queda por la participación en este trabajo. El planeta Tierra necesita nuestra colaboración conciente. El planeta Tierra tiene también su Sol dentro, este Sol se llama Melquisedeck, el Sol Interior. En el Sol Sirio encontramos el Ejército de la Voz. De él viene toda la energía que sostiene la Creación. Si uno se imagina el Sol Espiritual de Sirio uno ve una espiral de lucecitas formada por millones de ángeles que mueven el Ejército de la Voz, de un brillo espectacular. Dependiendo del grado de concentración que se tenga se puede ver esto. Una persona haciendo la Transmutación de la Fuerza Cósmica durante una hora a dos horas puede llegar a ver cosas como estas, la oportunidad de verlo se logra con una buena concentración. Nosotros hacemos este trabajo invocando a nuestro Ser, porque para nuestro Ser no hay espacio, ni hay tiempo. O sea, la distancia que hay a Sirio no importa, la distancia que hay de donde estamos al centro de la Tierra, los 6,240 kilómetros que hay más o menos al centro de la Tierra, para el Ser es irrelevante, Él en un segundo puede estar allí. Nos sentamos con las palmas de las manos mirando hacia arriba. Vamos a imaginar los vórtices de recepción y transmisión de la energía cósmica que hay en los dedos de los pies. Entonces, el trabajo consiste en trasladar energía del planeta Tierra hasta el Corazón, luego trasladarla hasta el Sol Sirio, luego volver a bajarla hasta nuestro Corazón y finalmente entregar esa Energía Cósmica al planeta Tierra. Se hace la vuelta completa. Llevamos una energía a Sirio y traemos una energía de Sirio al planeta Tierra, la exhalamos en el planeta Tierra expulsando todo el aire del pulmón. Puede ser sentado o parado, no importa. Inhalo haciendo el primer ocho en el centro del planeta y lo llevo hasta la altura del corazón, se hace el Ocho, sale hacia Sirio por la coronilla, porque la coronilla es el punto de salida del planeta, del microcosmos. Entonces llegamos a Sirio, imaginamos a Sirio, hacemos el Ocho allí y retornamos nuevamente al corazón, hacemos el Ocho, en la salida del corazón, exhalamos y expulsamos toda la descarga al centro del planeta, haciendo el Ocho allí en el centro. Una respiración completa –inhalación, retención y exhalación- va a durar de treinta segundos a un minuto, de acuerdo a la capacidad pulmonar que cada uno tenga. No hay que preocuparse por correr, no hay afán. Al terminar la transmutación estamos cargados con una energía inimaginable para practicar desdoblamiento, meditación, lo que sea. Es una energía muy especial, entre más se ha transmutado mejor se siente, y mejor puede uno concentrarse para hacer las prácticas. La energía la pueden imaginar gris plateado, en el momento menos pensado se la empieza a ver. Se va a ver el chorro de energía que está corriendo a través de uno, pero eso se ve durante la práctica. Las condiciones para hacer este ejercicio de transmutación son: Estar descalzos. En un lugar tranquilo. Si es posible en contacto con la tierra. Si no se puede, entonces estar sobre materiales que no aíslen, como los pisos de baldosa. Las alfombras aíslan. Para hacer el trabajo de Transmutación de la Fuerza Cósmica hay que hacer cinco Ochos horizontales, iguales al símbolo del Infinito (∞): El primer Ocho abajo, en el centro de la Tierra. El segundo Ocho a la altura del Corazón. El tercero Ocho en el Sol Sirio. El cuarto Ocho a la altura del Corazón nuevamente. El quinto Ocho finalmente llegamos otra vez al centro del planeta Tierra. PRACTICA: Comenzamos con una inhalación. Con la imaginación recogemos la energía del centro del planeta Tierra, haciendo el primer ocho (∞). Luego, ascendemos hasta el corazón. Hacemos el segundo ocho (∞) a la altura del corazón. Reteniendo el aire, salimos por la coronilla y vamos hacia Sirio (nos imaginamos a Sirio). Hacemos el tercer ocho (∞) en Sirio. Bajamos hasta nuestro corazón, penetrando por la coronilla. Hacemos el cuarto ocho (∞) en el corazón. Saliendo del corazón, exhalamos, enviando hacia la Tierra toda la energía que traemos, imaginando que descargamos esa energía en el centro del planeta. Y hacemos el quinto ocho (∞).   Fin Conferencia 41

Leer mas...