conocimiento de si mismo

Conocimiento de Sí Mismo

Cargando...

Conferencia 22 La Meditación

17 de Septiembre 2021

Conferencia 22 La Meditación

En la vida lo único importante es el cambio radical, total y definitivo; lo demás francamente no tiene la menor importancia.

La Meditación resulta fundamental cuando sinceramente queremos nosotros tal cambio.

En modo alguno deseamos la Meditación intrascendente, superficial y vana.

Necesitamos volvernos serios y dejar a un lado tantas tonterías que abundan por allí en el pseudo-esoterismo y pseudo-ocultismo barato.

Hay que saber ser serios, hay que saber cambiar, si es que en realidad de verdad no queremos fracasar en el Trabajo Esotérico.

Quien no sabe meditar, es superficial, el intonso, jamás podrá disolver el Ego; será siempre un leño impotente entre el furioso mar de la vida.

Defecto descubierto en el terreno de la vida práctica, debe ser comprendido profundamente a través de la técnica de la Meditación.

El material didáctico para la Meditación se encuentra precisamente en los distintos eventos o circunstancias diarias de la vida práctica, esto es incontrovertible.

Las gentes siempre protestan contra los eventos desagradables, nunca saben ver la utilidad de tales eventos.

Nosotros en vez de protestar contra las circunstancias desagradables, debemos extraer de las mismas mediante la Meditación, los elementos útiles para nuestro crecimiento anímico.

La Meditación de fondo sobre tal o cual circunstancia agradable o desagradable, nos permite sentir en sí mismos el sabor, el resultado.

Es necesario hacer una plena diferenciación psicológica entre lo que es el sabor trabajo y el sabor vida.

En todo caso para sentir en sí mismos el sabor trabajo, se requiere inversión total de la actitud con que normalmente se toman las circunstancias de la existencia.

Nadie podría gustar del sabor trabajo en tanto cometiera el error de identificarse con los diversos eventos.

Ciertamente la identificación impide la debida apreciación psicológica de los eventos.

Cuando uno se identifica con tal o cual acontecimiento, en modo alguno logra extraer del mismo los elementos útiles para el auto-descubrimiento y crecimiento interior de la Conciencia.

El Trabajador Esoterista que regresa a la identificación después de haber perdido la guardia, vuelve a sentir el sabor vida en vez del sabor trabajo.

Esto indica que la actitud psicológica invertida antes ha vuelto a su estado de identificación.

Cualquier circunstancia desagradable debe ser reconstruida por medio de la imaginación consciente a través de la técnica de la Meditación.

La reconstrucción de cualquier escena nos permite verificar por sí mismos y en forma directa la intervención de varios yoes participantes en la misma.

Ejemplos: Una escena de celos amorosos; en ella intervienen yoes de ira, celos y hasta odio.

Comprender cada uno de estos yoes, cada uno de estos factores, implica de hecho profunda reflexión, concentración, Meditación.

La marcada tendencia a culpar a otros, es óbice, es obstáculo para la comprensión de nuestros propios errores.

Desgraciadamente resulta tarea muy difícil destruir en nosotros la tendencia a culpar a otros.

En nombre de la verdad hemos de decir que nosotros somos los únicos culpables de las diversas circunstancias desagradables de la vida.

Los distintos eventos agradables o desagradables existen con nosotros o sin nosotros y se repiten mecánicamente en forma continua.

Partiendo de este principio ningún problema puede tener una solución final.

Los problemas son de la vida y si hubiese una solución final la vida no sería vida sino muerte.

Entonces puede haber modificación de las circunstancias y de los problemas, mas nunca dejarán de repetirse y jamás tendrán una solución final.

La vida es una rueda que gira mecánicamente con todas las circunstancias agradables y desagradables, siempre recurrente.

No podemos detener la rueda, las circunstancias buenas o malas se procesan siempre mecánicamente, únicamente podemos cambiar nuestra actitud ante los eventos de la vida.

Conforme nosotros aprendamos a extraer el material para la Meditación de entre las mismas circunstancias de la existencia, nos iremos auto-descubriendo.

En cualquier circunstancia agradable o desagradable existen diversos yoes que deben ser comprendidos íntegramente con la técnica de la Meditación.

Esto significa que cualquier grupo de yoes interviniendo en tal o cual drama, comedia o tragedia de la vida práctica, después de haber sido comprendido integralmente deberá ser eliminado mediante el poder de la Divina Madre Kundalini.

A medida que hagamos uso del Sentido de la observación psicológica, esto último se irá también desarrollando maravillosamente. Entonces podremos percibir a los yoes durante el Trabajo de la Meditación.

Resulta interesante percibir interiormente no solamente a los yoes antes de haber sido trabajados, sino también durante todo el Trabajo.

Cuando estos yoes son decapitados y desintegrados, sentimos un gran alivio, una gran dicha.

Práctica de Meditación Reflexiva:

  1. Lugar tranquilo.
  2. Conjuración del Belilín y Círculo Mágico.
  3. Súplica de asistencia al Padre y a la Madre Divina.
  4. Relajación del Cuerpo Físico.
  5. Reconstruir una escena o un evento determinado (Mantram RAOM-GAOM).
  6. Observar cada uno de los detallitos.
  7. Juzgarse despiadadamente.
  8. Suplicar a la Madre Divina muerte para cada detalle comprendido.

 

Observaciones:

Al reconstruir una escena no debemos identificarnos con ella.

En ningún caso debemos aceptar la justificación ni evadirnos.

Nos vamos a juzgar a nosotros mismos, no a los demás.

No culpar a los demás.

Resulta importante ponernos en el punto de vista ajeno.

Repetir esta práctica cada vez que se tenga oportunidad. El estudiante interesado no deberá acostarse sin reflexionar en los distintos detalles del día.

 

Fin Conferencia 22

Comentarios

Deja tu comentario



Siguientes Conferencias

cover-20

17 de Septiembre 2021

Conferencia 23 Fanatismo y Mitomanía

Tanto el fanatismo como la mitomanía son dos yoes que es urgente eliminar de nuestra psicología para poder avanzar en el Trabajo Objetivo. EL FANATISMO El fanático es la persona que manifiesta demasiado celo por una creencia. El fanatismo es una enfermedad de la mente. Es creer que siendo creyente de algo ya está a salvo. Cuando se recibe el Conocimiento y se sabe lo que se tiene que hacer se abren dos caminos: el camino del creyente y el camino del práctico. El creyente cree que con saber es suficiente, y desde ese día se dedica a aparentar que él es un santo. Ahí está ya el fanático, que no nos dejará progresar para nada. Todos tenemos en nuestro interior algo que se llama el falso sentimiento del yo. Nos hará creer que vamos muy bien y no nos dejará progresar. Ante todo este conocimiento es revolucionario y solamente puede lograrse mediante las obras. En este camino sólo se avanza por las obras. Si no hay muerte psicológica no hay liberación de la Conciencia; si no se nace sexualmente no habrá Cuerpos Existenciales; si no se sacrifica por la humanidad no hay Amor ni avance; si no se practica no se comprueba. El práctico lo comprende y comienza a mostrar sus obras. Esto molesta totalmente a los fanáticos, que movidos por los defectos de la pereza y la envidia, esperan auto-realizarse sin trabajar. El fanatismo lo que hace es enterrarnos, hacernos inútiles, fuerzas mediocres, seres inservibles. Lo que se quiere es que cada uno se revolucione, avance como un verdadero soldado en el campo de batalla, sin fanatismos, unidos para ver verdaderos resultados, hechos a través de cada uno de nosotros. Los fanáticos se acomodan como instructores y directivos dentro de los grupos, atrapan a las personas que llegan en busca de la liberación para meterlos en el camino del fanático, y si éstas se rebelan, buscan la forma de sacarlos de los grupos. Este yo no nos deja ver que tenemos todos los elementos subjetivos vivos, que no los hemos eliminado, que la práctica es la que hace al maestro, que no hemos creado los Cuerpos Existenciales del Ser, que para despertar y subir el Kundalini debemos dejar de ser traidores disfrazados de mansas ovejas, que la obra está por hacerse, y que el peor error es creerse y sentirse bueno. Reflexionemos un poco sobre estos detalles de los fanáticos: No se conoce el primer fanático que se haya superado. Esto es porque no les gusta la práctica. No les gusta comprobar. Piensan que el Esoterismo es soplar y hacer botellas. Son seguidores de personas. Siempre quieren tener un maestro. No se siguen a sí mismos, son imitadores. Viven con las experiencias de los demás. Afirman cosas que no les consta, que otros les contaron. Hablan de las experiencias de los demás sin comprenderlas. No les gustan las personas que quieren mostrar obras. Aparecen siempre criticando a sus compañeros. Los fanáticos comienzan a atacar al práctico para restarle su fuerza. Son elementos retardatarios dentro de los grupos, originan en ellos la entropía. Son los peores enemigos de una organización. Buscan dentro de los grupos ponerse en posiciones donde parezca que trabajan. Son imitadores y les gusta aparentar que trabajan. Enseñan a practicar y no practican. Hablan de morir y no mueren. Hablan de nacer y no nacen. Pudiendo sacrificarse más por la humanidad no lo hacen; se conforman con lo poco. Creen que con lo que saben están a salvo. Creen que por haber llegado al conocimiento ya están salvados. Siempre creen que van muy bien. Creen que van mejor que todos los demás. Se consideran los que más saben porque tienen tantos años en el conocimiento. Siguen al pie de la letra los libros, leen mucho. Están documentados con pelos y señales. Son muy intelectuales. Quieren demostrar que saben mucho. Terminan siempre torciendo el conocimiento y su objetivo de servir a la humanidad. Miran a los demás como condenados porque no aceptan el conocimiento. Quieren volver el conocimiento un fanatismo. Quieren volver el conocimiento una religión. Son aficionados a los rituales. Un fanático es víctima del abismo porque ni hace ni deja hacer. Y cuando alguien se lanza a trabajar, a hacer algo, son los primeros en caerle y señalarlo. Porque ellos no hacen nada ni quieren que otro haga. No sirven ni para bueno ni para malo. Desperdician su tiempo miserablemente en tertulias y cafeterías.   Repiten siempre lo mismo. Siempre están dispuestos a iniciar una controversia, son cismáticos, les gusta discutir y debatir. Afirman que hay que entrar a los templos con el pie derecho porque el izquierdo es negativo. Negativo es lo que tienen dentro de sí. Afirman que las mujeres no pueden dirigir cadenas de fuerza porque son pasivas. Se las dan de profetas y afirman cosas que no comprobaron. Viven hablando de tragedias y cataclismos. Son mete miedos. Tienen el yo apocalíptico. Siempre caen señalando a otros fanáticos porque ven el defecto a través del espejo. No escuchan sugerencias, son orgullosos. Son como la mala hierba, se encuentran por todas partes. Es importante profundizar y sacar conclusiones de todo esto y auto-observarnos para no dejar actuar al Yo fanático. LA MITOMANÍA La Mitomanía es una tendencia muy marcada entre gentes afiliadas a diversas escuelas de tipo metafísico. Sujetos aparentemente muy sencillos, de la noche a la mañana, después de unas cuantas alucinaciones, se convierten en mitómanos. Incuestionablemente, tales personas de psiquis subjetiva casi siempre logran sorprender a muchos incautos, que de hecho se vuelven sus seguidores. El mitómano es como un paredón sin cimientos, basta un leve empujón para convertirle en menudo sedimento. El mitómano cree que esto del ocultismo es algo así como soplar y hacer botellas, y de un momento a otro se declara Mahatma, Maestro Resurrecto, Hierofante, etc. El mitómano tiene por lo común sueños imposibles, sufre invariablemente de eso que se llama delirio de grandeza. Esa clase de personajes suele presentarse como reencarnaciones de Maestros o héroes fabulosos, legendarios y ficticios. Empero, es claro que estamos haciendo énfasis sobre algo que merece ser explicado. Centros egóicos de la subconsciencia animalesca, que en las relaciones de intercambio siguen a determinados grupos mentales, pueden provocar mediante asociaciones y reflejos fantásticos algo así como espíritus, que casi invariablemente son formas ilusorias, personificaciones del yo pluralizado. No es pues extraño que cualquier agregado psíquico asuma forma jesucristiana para dictar falsos oráculos. Cualquiera de esas entidades, que en su conjunto constituyen eso que se llama el Ego, puede si así lo quiere tomar forma de Mahatma o Gurú. Entonces el soñador, al volver al estado de vigilia, dirá de sí mismo: “estoy auto-realizado, soy un Maestro”. Débese observar al respecto que de todos modos en el subconsciente de toda persona se halla latente la tendencia a la toma de partido, a la personificación. Este es pues, el clásico motivo por el cual muchos Gurujis asiáticos antes de iniciar a sus discípulos en el magismo trascendental les previenen contra todas las formas posibles de auto-engaño. No es posible despertar Conciencia, objetivarla totalmente, sin haber previamente eliminado los elementos subjetivos de las percepciones. Tales elementos infrahumanos están formados por toda esa multiplicidad de yoes pendencieros y gritones que en su conjunto constituyen el Ego, el Mí Mismo. La esencia, embotellada entre todas esas entidades subjetivas e incoherentes, duerme profundamente. La aniquilación de cada una de esas entidades infrahumanas es indispensable para liberar la esencia. Sólo emancipando la esencia se consigue su despertar, entonces deviene su iluminación. Yo creo que el equivocado sincero, el dormido que sueña estar despierto, el mitómano que a sí mismo se cree súper-trascendido, el alucinado que se califica como iluminado, en verdad puede y suele hacer a la humanidad muchísimo más daño que aquel que jamás en su vida ha ingresado a nuestros estudios. Estamos hablando en un lenguaje muy duro; empero, podéis estar seguro querido lector que muchos dormidos, alucinados, al leer estas líneas en vez de detenerse un momento para reflexionar, corregir y rectificar, buscarán sólo una forma de apropiarse de mis palabras con el evidente propósito de documentar sus locuras. El peor género de locura resulta de la combinación de la Mitomanía con las alucinaciones. Esta clase de sujetos al estudiar este capitulo le acomodan a otros mis palabras y piensan de sí mismos que ya disolvieron el Ego, aunque lo tengan más robusto que un gorila. Hemos podido ver cosas muy feas; resulta espantoso ver a los mitómanos, a los dormidos alucinados profetizando locuras, calumniando al prójimo, calificando a otros de magos negros etc. De aquí salen a fundar nuevas escuelas pseudo-esotéricas, brillan como luces fatuas y terminan por apagarse, confundiendo y dejando en la mayor desorientación a sus seguidores, que establecen el yo pseudo-esoterista dentro de su psiquis, al igual que la recurrencia.   Fin Conferencia 23

Leer mas...
cover-20

17 de Septiembre 2021

Conferencia 21 Concentración y Relajación

¿Qué es la Concentración? La palabra Concentración nos está mostrando que la Conciencia está Centrada en la Acción. La Concentración es un poder muy grande que nos permite tener éxito en todo lo que emprendemos. La Concentración se da cuando aprendemos a vivir el instante. El eterno ahora. Cuando nuestras diferentes funciones trabajan al unísono, teniendo como centro nuestro corazón. La clave para sacar cualquier práctica es la Concentración. Debemos practicar y luchar hasta lograrla. Si en el día andamos concentrados en la noche continuaremos concentrados. Si en el día vagamos en la noche también. Hay dos tipos de Concentración: una en el Mundo Interior, y la otra en el Mundo Exterior. Las dos son muy importantes. Nos encontramos concentrados cuando sostenemos un sólo pensamiento. Cuando sostenemos la atención plena en algo podemos alcanzar la Inspiración, y un instante después al Acierto. Concentración es lo contrario a distracción, la Concentración es de la Conciencia, la distracción es del yo. Si estudiamos la distracción terminaremos en concentración. Si podemos descubrir todos los yoes o elementos distractores alcanzaremos la Concentración. Aprender a centrar la Conciencia en la acción requiere mucha práctica, ya que el sentido de la Auto-observación psicológica está atrofiado en casi todos los seres humanos, y por medio de este sentido se centra la Conciencia en la acción. El Maestro Jesús nos enseño que debíamos Velar y Orar. Velar es hacer las cosas despierto, en vigilia, en auto-observación. O concentrado. Orar es el deseo de Ser o Recuerdo de Sí. Y esto es lo mismo que relajarse. Suplicar a la Madre Divina que elimine el defecto que no nos deja concentrar. Cómo podemos practicar la concentración: Haciendo un esfuerzo para hacer cosa por cosa. Sin pensar en ninguna otra cosa. Sin interrumpir una cosa para hacer otra. No pensar en cosas que se van a hacer. No recordando cosas que ya se hicieron. Manteniéndonos centrados en lo que hacemos. Si observamos cuidadosamente las múltiples actividades de nuestro diario vivir nos daremos cuenta que cada una de ellas se hace en forma mecánica, puesto que cuando las ejecutamos estamos pensando en otras cosas. Ese mismo hecho impide que estemos centrados, también impide que veamos todos los yoes que se manifiestan. Nos despertamos, nos incorporamos, caminamos hacia el baño, nos desvestimos, afeitamos, duchamos, secamos, vestimos, calzamos, tendemos la cama, desayunamos, lavamos los dientes, nos despedimos, salimos a la calle, etc. Pero no nos auto-observamos de instante en instante, lo que quiere decir que tenemos la conciencia dormida por falta de uso. Hacemos las cosas dormidos. Y por lo anterior no hay auto-descubrimiento. Si empezamos a auto-observarnos descubriremos a cada uno de los yoes que participan en cada acción, que actúan mecánicamente cometiendo errores, nos tensionan, originan preocupaciones, distraen, impiden la concentración. Cuando empezamos a observar todo esto nos damos cuenta en forma directa del caos en que nos encontramos. Y que sólo podemos ordenarlo mediante la relajación permanente. ¿Qué es la Relajación? Cuando nos hacemos conscientes de cualquier defecto, que está produciendo tensión en cualquier parte de la máquina debemos necesariamente relajarnos para no agotar energías en forma innecesaria. Y esto se hace con una Súplica a nuestra Madre Divina, así: “Madre mía mátame este yo”. ¿Qué produce la tensión? Deseos. Emociones. Canciones psicológicas. Estados psicológicos equivocados. Pensamientos. Preocupaciones. Charlas internas. Pelea entre los distintos yoes. Si le suplicamos en estos momentos a nuestra Madre Divina particular que elimine el defecto que está produciendo tensión en tal o cual centro notaremos que Ella actúa inmediatamente, relajándonos el lugar en que hemos observado al yo. Es necesario comprender por qué estamos tensos para que la Madre actúe. Se producen tensiones por muchas razones: Hacemos algo que no nos gusta. Tenemos miedo a que nos quede mal algo. Queremos hacer algo que nos gusta más. Lo que vamos a hacer más tarde nos preocupa. Lo que hicimos antes no quedó bien. Lo que hicimos antes nos quedó muy bien. No sabemos hacer lo que estamos haciendo. Nos preocupa algo que tendremos que hacer. Estamos distraídos por algo. ¿Cómo sabemos que ya nos relajamos? Sucede cuando ha desaparecido toda tensión y nuestra psicología se ha normalizado. Nos sentimos bien. Nos podemos centrar en lo que hacemos. Concentración y Relajación: Velar Y Orar. Conjuración del Belilín y Círculo Mágico. Súplica de asistencia al Padre y a la Madre Divina. Relajación, observando que todo el cuerpo esté cómodo. Nos concentramos en el corazón a escuchar y observar el mundo interior. A cada detallito observado le vamos suplicando a la Madre que lo desintegre. Puede hacerse hasta lograr la concentración perfecta.   Fin Conferencia 21

Leer mas...